Acerca de la AGR

La Auditoría General de la República es un organismo de vigilancia de la gestión fiscal, dotado de autonomía jurídica, administrativa, contractual y presupuestal el cual está a cargo del Auditor de que trata el artículo 274 de la Constitución Política. Corresponde a la Auditoría General de la República ejercer la vigilancia de la gestión fiscal de la Contraloría General de República, de las contralorías Departamentales, Distritales y Municipales. 

MISIÓN: 
La Auditoría General de la República coadyuva a la transformación, depuración y modernización de los organos instituidos para el control fiscal, mediante la promoción de los principios, finalidades y cometidos de la función administrativa consagrados en la Constitución Política, el fomento de la cultura del autocontrol y el estímulo de la participación ciudadana en la lucha para erradicar la corrupción. Artículo 3 del Decreto 272 de 2000. 

VALORES INSTITUCIONALES
Con base en lo establecido en la misión y visión de la Auditoría General de la República, el conjunto de valores institucionales y sus comportamientos asociados en todas las actuaciones, protocolizamos los siguientes valores:
Honestidad 
  • Es el valor que nos mueve a actuar con rectitud, honradez y veracidad en todos y cada uno de los actos de la vida, de acuerdo con reglas y valores aceptados por la sociedad como buenos principios.
  • Los servidores públicos de la Auditoría General de la República tendrán presente que en su actividad no solo se requieren conocimientos y destrezas específicas, sino también compromisos éticos para no encubrir actos ilícitos, ni ser indulgentes con los infractores de la Ley y para no actuar arbitrariamente con los sujetos auditados.
 Responsabilidad 
  • Es la capacidad de reconocer y aceptar las consecuencias de nuestras decisiones tomadas libremente. Es la obligación ce cumplir con el deber asignado, aportando lo mejor de nosotros mismos.
  • El Auditor General de la República, su Equipo Directivo y Servidores públicos, se comprometen a ser líderes orientadores de la gestión dentro de los principios de la calidad total, que permitan una gestión por procesos enmarcada dentro de los principios de control en las entidades públicas.
  • Los Servidores públicos con funciones de auditores, comprobarán el cumplimiento de las normas, disposiciones y demás regulaciones que rigen los planes, programas y proyectos de las Entidades auditadas.
  • Determinaran la confiabilidad e idoneidad de los sistemas financieros, administrativos, de control interno, de legalidad, de gestión, de resultados, verificar su cumplimiento y proponer las medidas adecuadas para su fortalecimiento.
  • Darán traslado a las autoridades competentes del conocimiento de actos presuntamente ilícitos, disciplinarios o de connotación fiscal. 
Independencia
  •  Los servidores públicos de la Auditoría General de la República actuarán con independencia de criterios, libres de prejuicios o intereses de cualquier índole, con el fin de preservar la imparcialidad y objetividad a la que la institución está obligada.
  • En el proceso de revisión de las cuentas rendidas por las Contralorías del País y las Auditorías gubernamentales a realizar, los servidores públicos asignados obrarán con la independencia de juicio a que están obligados por la naturaleza misma de sus funciones y por la autonomía técnica que le otorga la Constitución y la Ley a la Auditoría General de la República.
  • Los Servidores públicos de la Auditoría General de la República realizarán evaluaciones de todas las circunstancias relevantes en tiempo, modo y lugar, elaboraran sus conclusiones sin dejar influir por prejuicios o intereses políticos o de otra naturaleza.
  • Todos los servidores públicos y en especial aquellos con funciones de auditores están éticamente obligados a no intervenir en ningún asunto en el cual tengan algún interés personal, o de cualquier otra índole, que constituya un impedimento para desempeñar sus funciones con la debida imparcialidad y objetividad.  
Objetividad 
  • Al Auditor General de la República, su Equipo Directivo y Servidores Públicos, les corresponde emitir juicios veraces y objetivos sobre asuntos inherentes a sus labores, evitando la influencia de criterios subjetivos y de terceros no autorizados, debiendo abstenerse de adoptar cualquier decisión cuando medie coacción moral que pueda afectar su deber de ser justos e imparciales en las decisiones. Obrando siempre con justicia, severidad y firmeza.
  • Los servidores públicos de la Auditoría General de la República sustentarán sus observaciones, recomendaciones y resoluciones en los datos y evidencias resultantes de las revisiones practicadas con plena validez documental, las que se analizarán y presentarán de acuerdo con las normas y procedimientos emitidos por la Institución.
  • Los informes incluirán con exactitud la información, precisiones y comentarios pertinentes que aporten los sujetos auditados en descargo de las responsabilidades y observaciones imputadas.
  • Los Servidores Públicos de la Auditoría General de la República aplicarán los criterios más estrictos para asegurarse de que sus conclusiones se funden en evidencia suficiente y competente, que sustenten las observaciones, establecimiento de responsabilidades y la imposición de sanciones. 
Transparencia
  • El Auditor General de la República, su Equipo Directivo y Servidores públicos se comprometen a orientar su gestión dentro de los principios de legalidad y equidad, respetando los derechos de los ciudadanos y las demás partes interesadas, ajustando la conducta al derecho que tiene la comunidad de ser informada sobre la actividad y decisiones adoptadas, a través de la rendición de cuentas oportunamente, como vehículo para generar credibilidad pública.
  •  En el ejercicio de las funciones asignadas, los servidores públicos de la Auditoría General de la República velarán porque el Control Fiscal, como función pública independiente de dar fe pública, sobre el cumplimiento de criterios establecidos para el adecuado manejo de los recursos públicos, corresponde hacerlo en forma clara, evidente, sin dudas, ni ambigüedades. 
 Integridad  
  • Los funcionarios de la Auditoría General de la Repúblicas están obligados a cumplir normas elevadas de conducta ajustadas a las normas legales y éticas aplicables y actuar con integridad en el ejercicio de sus atribuciones y funciones durante el trabajo y las relaciones con las partes interesadas.
  • Los principios y valores éticos contenidos en la presente guía, constituyen un compromiso de hacerlos respetar y hacerlos cumplir. Serán los orientadores de la gestión que realizan cada uno de los servidores públicos. Radica en la estricta observancia de los postulados en que se sustentan todas las normas legales y éticas aplicables. 
  • Para preservar la credibilidad de la Auditoría General de la República y la confianza de la Sociedad en ella, es requisito indispensable que los servidores públicos se ajusten a las normas administrativas, de Auditoría y de ética, para la toma de decisiones de interés público, con la observancia de conducta intachable, actúen con rectitud y honestidad en el cumplimiento de sus funciones y con la debida austeridad en el empleo de los recursos de la institución. 
  • El trabajo en equipo con la aplicación del os principios éticos es una actitud participativa para lograr objetivos comunes en la actividad laboral, para crear sinergias y cabal cumplimiento de sus funciones. 
  • Los servidores públicos de la Auditoría General se adaptarán a los cambios y mejoramiento continuo, para asumir nuevas condiciones y exigencias con responsabilidad y asegurar un mayor éxito en las labores desempeñadas. 
  • Buscarán siempre la innovación, para propiciar nuevas alternativas de desarrollo institucional. 
 Compromiso
  • Los Directivos de la Auditoría y Servidores públicos de la General de la República admiten como propios los Objetivos Estratégicos de la Entidad, asumiendo total responsabilidad en el cumplimiento de sus funciones, en términos de eficiencia, eficacia, economía y equidad. Es ir más allá del simple deber, trascender la norma y lograr el “deber ser”. 
  • Tener misión, objetivos y metas personales definidas y compromiso para alcanzarlas.
  • Actuar en asocio con los superiores inmediatos, en forma oportuna, para asumir y compartir los beneficios y riesgos, como adaptarse a nuevas situaciones y escenarios, para el logro de los objetivos institucionales.
  • Participar en el cambio ayudando a construirlo con empeño y esfuerzo para el logro de los objetivos institucionales planeados.
  • Estar disponible y atento para responder a las necesidades de la Institución y partes interesadas de manera rápida y efectiva.
  • Trabajar con gusto, con alegría, con entusiasmo, con cortesía, amabilidad, dar más de lo que el cliente y las partes interesadas esperan.  
Imparcialidad
  • Los servidores públicos con funciones de auditores, siempre estarán predispuestos a dar un trato equitativo a los sujetos de control.
  • La credibilidad de la Auditoría General de la República, se fundamenta en que la sociedad y los sujetos de control, tengan un reconocimiento de que sus servidores públicos son imparciales, en consecuencia es fundamental el trato justo y equitativo que están obligados a dispensar a cada uno de ellos. Confidencialidad Para los servidores públicos de la Auditoría General de la República es fundamental guardar estricta reserva de la información que obtengan en el desempeño de sus funciones administrativas y de fiscalización.
  • La información obtenida durante los procesos de fiscalización y de responsabilidad fiscal, así como la obtenida en actividades administrativas, susceptible de reserva, no debe revelarse a familiares, amistades u otras personas ajenas a la Institución. 
 Actitud constructiva  
  • Durante el ejercicio de Auditorías y actividades administrativas, los servidores públicos mediante sus opiniones y reflexiones, mantendrán una actitud constructiva para contribuir a mejorar la gestión pública de la Auditoría General de la República, sujetos de control de su competencia y demás entidades del sector público.
  • Acorde con sus funciones de fiscalización, la Institución está obligada a señalar todas las observaciones, deficiencias e irregularidades que detecte en la revisión de las cuentas rendidas por los sujetos de control de su competencia, como también, recomendar las acciones correctivas que estime pertinentes con el propósito de mejorar el desempeño de dichas Entidades.
  • Las observaciones, conclusiones y recomendaciones serán precisas para facilitar su comprensión y atención, de tal forma que las entidades auditadas determinen las acciones correctivas y medibles, de acuerdo con las formalidades exigidas por la Auditoría General de la República.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Top WordPress Themes